Skip links

 GINSENG ROJO

ginseng rojo

Ginseng Rojo y Tipos de Ginseng

El Ginseng, y en especial el ginseng Rojo, es una planta que se ha usado en diferentes culturas para mejorar la salud y la calidad de vida de las gentes. Hay varias especies. Existe el ginseng siberiano: muy recomendado como energizante. El ginseng americano: útil para reducir los niveles de azúcar y regular el colesterol.

También está el ginseng indio que ayuda al sistema nervioso y al correcto funcionamiento de la glándula tiroidea. El ginseng peruano, que se dice, mejora la fertilidad. El ginseng brasileño que refuerza el sistema inmunológico; y finalmente el ginseng rojo.

¿Qué es el ginseng rojo?

El ginseng rojo es científicamente el Panax Ginseng, una especie originaria de Asia que se ha popularizado en todo el mundo, por ser de todas las especies, la que alberga mayores propiedades.

La denominación de ginseng rojo se da por la forma de procesar la raíz, pero el panax ginseng puede ser también blanco o amarillento. Su color es rojo cuando se calienta por ciclos de vapor aproximadamente a 100º y se le añade un proceso de secado. Todo esto se hace para eliminar las toxinas y preservar por más tiempo las propiedades de la planta.

El ginseng blanco se da cuando la raíz se seca al aire de manera natural. Algunos investigadores sugieren que este proceso debilita la potencia de esta medicina natural; por eso es más apetecido el ginseng rojo.

Propiedades del rey de las hierbas

El panax ginseng es rico en ginsenósidos, los compuestos por los que se le atribuyen todas sus propiedades. Una de las más importantes es que actúa como energizante, ayuda a disminuir la fatiga y el cansancio para poder desarrollar mejor las actividades físicas.

Es también muy beneficioso para la memoria en diferentes ámbitos. Se puede usar en tratamientos de alzheimer, y también para reforzar la capacidad cognitiva en personas entre 30 y 40 años. Está demostrado que aumenta la capacidad cognitiva, reduce el cansancio mental y mejora la concentración.

Adicionalmente ayuda a mejorar el funcionamiento del sistema cardiovascular y a reducir la presión arterial. Bajo estos parámetros se puede usar para el tratamiento de la trombosis, la arteriosclerosis y la taquicardia.

Otro de sus más conocidos usos, es como reforzador del sistema inmune. Esta hierba aumenta las defensas del organismo, evitando las enfermedades causadas por virus y bacterias.

El ginseng también es un aliado de la vida sexual de la pareja. En la parte femenina aumenta la libido y con esto el deseo sexual; también ayuda a disminuir síntomas de la menopausia, tales como fatiga, cansancio, depresión y estrés. En el ámbito masculino evita la eyaculación precoz y está indicado para combatir la disfunción eréctil.

Algunos estudios indican que esta planta además puede reducir la probabilidad de desarrollar algunos tipos de cáncer, como de pulmón, hígado, páncreas, ovarios y estómago. En Asia se demostró que su consumo tuvo una relación con un riesgo menor de padecer cáncer.

Igualmente, es una planta antiinflamatoria, antioxidante y que permite disminuir los niveles de azúcar en la sangre.

Cómo consumir el Ginseng Rojo

Curiosamente, a mayor edad de la planta, mejores se consideran sus beneficios. El ginseng rojo se puede consumir de varias formas: en cápsulas, infusiones o té, jarabes y extracto.

Para cada patología se recomienda una dosis diferente. Si es para tratar el alzheimer se recomienda tomar infusiones con 5-9 gramos de ginseng rojo por 12 semanas.

En otros casos como la fatiga, se recomienda 1 gramo de extracto, tres veces al día durante tres semanas. Para la disfunción eréctil la dosis es 300 miligramos en infusiones o té, 3 veces al día por 12 semanas. Independientemente del caso, se aconseja consultar con un médico sobre su consumo y la dosis perfecta según cada organismo; la que se presenta en este artículo es solo una guía general.

Relacionados:

Beneficios del Ginseng